Glaucus atlanticus, animal muy venenoso

Glaucus atlanticus

El glaucus atlanticus es un tipo de babosa marina, es la única del género glaucus.

Esta babosa es pelágica, y su distribución está por todos los mares, siempre que tengan aguas templadas o tropicales. Su tamaño suele estar comprendido entre los 3 y 4 cm. de largo. En los laterales tienen un color azul plateado y en el centro un azul más pálido, tienen rayas negras o azules oscuras tanto en los pies como en el centro de su cuerpo, en la parte dorsal tienen un color completamente plateado, a lo largo de su cuerpo salen lo que serían sus seis pies o brazos los cuales terminan en forma de tentáculos. Sus dientes son parecidos a las espadas.

Gracias a un saco de gas que tienen en su estómago consiguen flotar en el mar, debido a donde lo tienen situado hace que flote boca arriba.

Este animalito tan gracioso que cuando se le ve nos parece que lo ha inventado James Cameron para su película Avatar, pese a ser tan pequeño es muy venenoso; y esto es debido a que se alimenta de aguas vivas o carabelas portuguesas, ya que no le afecta su veneno, y cuando se alimenta guarda en su interior el veneno de estas “medusas”, lo que lo hace tan venenoso es que puede seleccionar los nematocistos que haya en su interior para defenderse, este veneno lo guardan en sus intestinos y cuando notan un enemigo con uno de sus tentáculos hace que este expulse el veneno. Se puede decir que producen su propio veneno ya que escogen lo que más daño puede hacer.


Share