Diablo de tasmania

Todos nos acordamos del simpático taz de los looney toones que parecía que de un lado a otro llegara en vez de corriendo yendo en un tornado, pues la realidad no difiere mucho de los dibujos exceptuando quizás que son muy feróces.

De hecho son los marsupiales carnívoros de mayor tamaño en la actualidad, su tamaño es como el de un perro pequeño, viven en su totalidad en Australia en la isla de Tasmania. Aunque son pequeños tienen un cuerpo muy robusto, y también pueden alcanzar una gran velocidad aún siendo corpulentos, incluso subiéndose a los árboles. Son muy característicos por el desagradable olor que desprenden, así como su fuerte grito y gran ferocidad para alimentarse. Suelen ser solitarios, aunque a veces se alimentan en grupo, pueden cazar sus propias presas y a veces comen carroña. Son activos durante todo el día ya que se termorregulan fácilmente sin sobrecalentarse.

No son monógamos y los machos luchan entre sí por las hembras, a las que luego vigilan para evitar su infidelidad. Estas tienen un periodo de gestación de tres semanas tras el cual tienen a treinta crías vivas, las cuales nacen sin pelaje ni rasgos faciales distintivos, como solo disponen de cuatro pezones en la bolsa la competencia por la supervivencia es vital, sólo unos pocos sobreviven y en 100 días son expulsados de la bolsa y a los nueve meses ya se valen por sí mismos. Los adultos han llegado a comerse a los más jóvenes cuando tienen mucha hambre, de hay que los más jóvenes tengan más facilidad para trepar. Estuvieron al borde de su extinción por el aprecio de su piel, pero se declaro especie protegida y se ha conseguido la repoblación.


Share